miércoles, 5 de agosto de 2009

Malvinas fue una Guerra





Malvinas fue una Guerra

Por la reivindicación de los héroes verdaderos.

649 hombres, dieron la vida por la Patria.

Y de ellos, muchos fueron héroes.

Por: Pedro Lapido Estran (Pro causa)

En el año 1982, los mandos político/militares de la Argentina, iniciaron una guerra.
Una guerra que puede haber sido necesaria, innecesaria, casual, digitada, loca; todas las acepciones pueden tener derecho a la verdad.
Para llegar a esa verdad, es necesario realizar un trabajo que ningún argentino a realizado todavía. Pero hay una verdad que no necesita estudio y es que la Argentina entró en guerra, y no con cualquiera, sino con una de las potencias del mundo.
Hubo argentinos que se interesaron mucho en el conflicto, pese a que el teatro de operaciones de la guerra estaba lejos y hubo otros totalmente desinteresados - como siempre - que siguieron con su estúpida rutina, tal vez también porque la guerra estaba lejos.
Pero "otros argentinos", ¡Pelearon esa guerra! Una guerra que se perdió, pero no, porque no fuera peleada. Una guerra que habiéndose perdido, puede considerarse ganada, dado el altísimo costo que tuvo para la potencia vencedora. Y eso se consiguió con muy pocos medios, pero con gran inventiva y muchísimo coraje. Al punto de asegurar que cualquier argentino bien nacido y mejor informado debe sentirse orgulloso de haberla peleado.

Debemos hablar de Malvinas. 
         Una guerra conducida por tres fuerzas armadas que se manejaban con distintas doctrinas. Un estado Mayor conjunto sin facultades para conducir las operaciones. Y un grupo de hombres ofrendando sus vidas a una abstracción llamada Patria, compuesta por individuos egoístas que no vacilaron en dar la espalda y olvidar, a quienes debieron abrazar y aplaudir.
Por supuesto llevados de la mano por gobernantes y comunicadores. Y se dio, lo de siempre: Los valientes y patriotas, son los malos, y los cobardes y traidores, son los buenos, en una película dirigida a veces por militares y otras veces por civiles, claramente obsecuentes a poderes foráneos. Observados por un pueblo banal a quien se le hizo reconocer como héroes a algunos jugadores de fútbol, cuando no habían sabido reconocer como tal, a los hombres que dieron la vida por ellos.
       Estamos como estamos, porque somos como somos, y solo cambiaremos cuando aprendamos a colocar a cada salchicha en su lata, por mas que nos de trabajo. EN ESO ESTAMOS.


Ver: www.elarcadeple.com o www.pedrolapidoestran.com